Apoyo masivo a la protesta para reclamar la A-40 y la A-68

22. febrero 2009 | Por | Categoria: Portada

En la capital turolense, la manifestación, que se desarrolló sin incidentes, partió de la plaza de la Unas 3.000 personas se movilizaron en Teruel y Alcañiz contra las promesas incumplidas del Gobierno central. Vecinos de Cuenca y Valencia se sumaron a las quejas de los turolenses por la falta de comunicaciones

Ciudadanos de las provincias de Cuenca, Valencia y Teruel se manifestaron ayer en la capital turolense y en Alcañiz para exigir al Gobierno central que construya sin más demora la A-40 entre Teruel, Cuenca y Alcañiz, y la A-68 entre El Burgo de Ebro (Zaragoza) y el Mediterráneo a través del Bajo Aragón. La población de estos tres territorios considera que ambos ejes son vitales para el desarrollo de sus municipios. Entiende también que su puesta en servicio constituye un compromiso gubernamental que debe cumplirse de forma inmediata, después de que los respectivos proyectos lleven años atascados en la fase de estudio y, en el caso de la A-40, haya sido rechazado por motivos medioambientales y comenzada de nuevo toda su tramitación desde cero.

En la capital turolense, la protesta movilizó, según la plataforma convocante, Teruel Existe, a unas 5.000 personas, si bien fuentes policiales redujeron la cifra a menos de 2.000. En Alcañiz, fueron alrededor de 500 personas -en este dato coincidió tanto la organización como las fuentes oficiales- las que reclamaron por las principales calles de la ciudad bajoaragonesa la ejecución de las dos autovías.

La manifestación de Teruel partió sobre las 12.30 de la puerta de la Catedral y recorrió las calles principales del Centro Histórico. Sin alcanzar la participación de las primeras protestas que promovió Teruel Existe hace una década, la de ayer fue, no obstante, y con diferencia, la más multitudinaria de las realizadas en los últimos años. También era la primera que reunía a distintos territorios considerados deprimidos y afectados por la misma falta de infraestructuras de comunicación.

A los cientos de vecinos, con sus alcaldes al frente, llegados -en autobuses y en coches particulares- de municipios conquenses y del enclave valenciano del Rincón de , se sumó la ciudadanía de Teruel y militantes de todos los partidos políticos a excepción del PSOE. Acudieron también los representantes de la Cámara de Comercio, así como sindicalistas de CC. OO y UAGA, entre otras organizaciones.

Al paso de la manifestación, que sobre la una de la tarde llegó a ocupar al mismo tiempo la totalidad de la calle de San Juan, la plaza del Torico y una parte de la calle del Tozal, los comerciantes fueron cerrando las puertas o bajando las persianas de sus establecimientos en señal de solidaridad con quienes protestaban, mientras sus empleados y propietarios salían a la calle y se acercaban a la comitiva. La práctica totalidad de las tiendas, bares y bancos que hay en el Centro tenían colgado desde el día anterior el cartel con la leyenda “Este establecimiento apoya la manifestación por la A-68 y la A-40”.

“Que no nos engañen”

“Que no nos engañen, queremos la autovía ya”. Esta fue la consigna que, entre pitidos, más se oyó durante la movilización. Los manifestantes sujetaban pancartas con lemas como “Que no te roben el futuro”, “Los ayuntamientos por la A-40 y la A-68” o “PSOE, sin vergüenza, sin tapujos, autovía, ya”. La Cámara de Comercio portaba un enorme cartel en el que se leía “Por las infraestructuras de la provincia”.

La marcha terminó en la plaza de San Juan, donde un miembro de Teruel Existe, Jesús Cuesta, leyó un manifiesto en el que se denunció la situación de los territorios de Cuenca, Rincón de Ademuz y Teruel, “constantemente olvidados, engañados, menospreciados y burlados por los múltiples y sucesivos gobiernos”.

El público interrumpió con aplausos la lectura del texto en varias ocasiones, especialmente cuando Cuesta aludió a las “falsas promesas” del Gobierno y a las características poblacionales de las provincias de Teruel y Cuenca y de la zona del Rincón de Ademuz. “Somos pocos votantes, quizá, pero no tontos ni mendigos. Seríamos muchos más si desde hace años no se nos hubieran negado el pan y el agua del desarrollo”, clamó.

“Un éxito”

Manuel García, portavoz de Teruel Existe, calificó de “éxito rotundo” la manifestación y anunció que habrá nuevas protestas “si el Gobierno no cambia de actitud”. Para la plataforma, ayer se cumplieron las expectativas creadas en torno a la movilización, que hablaban de unas 5.000 personas. Resaltó que de la provincia de Cuenca había llegado hasta Teruel una nutrida representación al figurar, incluso, habitantes de los municipios que forman la Red Tierras de Moya, situados a varios kilómetros del trazado de la autovía A-40.

Por su parte, el alcalde de Teruel, el aragonesista Miguel Ferrer, afirmó que la movilización había obtenido “una respuesta magnífica por parte de la gente”. “Está muy claro que cuando se piden cosas justas, la ciudadanía responde bien”, añadió el alcalde anfitrión del acto reivindicativo.

Su homólogo en Cuenca, Javier Pulido, del Partido Popular, afirmó que “estas autovías no deben olvidarse por nadie, ya que no solo son buenas para Teruel, Alcañiz y Cuenca, sino para todo el país, por atravesar zonas deprimidas y unir puntos alejados”. Pulido agregó que la A-40 acabaría con el “muro” que separa Teruel y Cuenca, dos ciudades próximas y similares en población y recursos, que, sin embargo, están muy distantes por falta de una buena carretera.

En el mismo sentido, la presidenta del PP en Teruel, Carmen Pobo, reivindicó la A-40 y la A-68 “como motor de esta provincia”. En tono electoralista, Pobo criticó al PSOE y dijo que su partido siempre estaría presente en aquellas movilizaciones a favor de la construccción de esas dos autovías, “las convoque quien las convoque”. “No vamos a permitir que el PSOE trunque nuestro futuro”, concluyó la primera representante del PP turolense.

Más movilizaciones

Mientras, en Alcañiz, el coordinador del movimiento ciudadano Teruel Existe, Miguel Ángel Fortea, fue el encargado de leer un manifiesto en el que se denunció el retraso que arrastra la construcción de las dos autovías y se exigió a los gobernantes “que cumplan con sus promesas y se pongan a trabajar”. El texto, con el mismo mensaje que el pronunciado en la capital turolense, se adaptó, sin embargo, a la situación particular del Bajo Aragón incidiendo en la importancia de la autovía al Mediterráneo.

Fortea destacó que encontró en la población alcañizana un talante distinto al que imperó el pasado martes durante la asamblea popular celebrada por la coordinadora en esa localidad con el objetivo de organizar la movilización. Tras aquella reunión, Teruel Existe afirmó que el Bajo Aragón era el “punto débil” de la protesta y que por ello iba a poner especial empeño en conseguir la mayor respuesta posible. “Al final de la manifestación, todos hemos estado de acuerdo en que hay que seguir con las protestas y apretar los tornillos a los políticos, así como organizar nuevas movilizaciones preparadas, quizá, con más tiempo”, señaló.

El coordinador de la plataforma ciudadana añadió que la movilización de ayer fue “el pistoletazo de salida para una campaña reivindicativa que no ha hecho más que empezar”.

La comitiva alcañizana estuvo encabezada por militantes de PP, CHA, PAR e IU, así como representantes de los sindicatos agrarios UAGA y ASAJA. Directivos de la Cámara de Comercio y de las organizaciones empresariales CET y CEPYME, entre otras entidades, portaron igualmente la pancarta que reclamaba la A-40 y la A-68.

Los representantes políticos que acudieron a la protesta en Alcañiz, entre los que se encontraban varios diputados regionales, afirmaron que la situación de la provincia en comunicaciones es insostenible y que, por tanto, cualquier medio para conseguir que se agilicen los trámites previos a la construcción de las dos autovías es positivo.

Tags:

Deja tu comentarios

You must be logged in to post a comment.